¿Cómo desarrollar nombres de marca?

posted in: Blog | 0

featuresImagesCuando un cliente me solicita el diseño de un logotipo, por lo general suceden dos situaciones. La primera, que el cliente ya tiene el nombre y la segunda, cuando carece del mismo.

Antes de empezar el diseño

Para ambas situaciones es importante resaltar la importancia de registrar el logo ante el IMPI, Instituto Mexicano de la Propiedad Intelectual. Pero mucho antes de llegar a este punto es recomendable, si ya se tiene el nombre y se quiere registrar, realizar una búsqueda fonética para verificar que ese nombre en conjunto con su asociada actividad empresarial, no se encuentre registrado. Porque de poco vale realizar todo un desarrollo de diseño de logotipo si el nombre ya tiene sus derechos reservados; a menos que no se quiera registrar.

¡Eureka!

Anteriormente se empleaba el método de Eureka para encontrar un nombre, es decir, por medio de inspiraciones brillantes mientras se está realizando cualquier actividad cotidiana, de repente, ¡Saz! Aparece la idea. Lamentablemente este proceso ya pasó a la historia, debido a la saturación de nombres, por lo que buscar un método sistemático resultaría mejor.

Hacer una lista de 1000 nombres

El mejor modo de empezar es realizar una larga lista de nombres reduciéndola después a proporciones manejables. Se sugiere una sesión de dos horas dedicadas exclusivamente a ello. Se complementa la búsqueda por medio de diccionarios, obras de referencia, internet, etc. Y se propone elaborar una lista de 1000 nombres potenciales.

Reducir la lista entre 50 a 100

De la lista anterior se eliminan aquellas palabras con problemas de pronunciación o legibilidad, o difíciles de recordar o que no signifiquen nada. También se eliminan aquellas que se parezcan a marcas ya establecidas o palabras demasiadas largas.

Reducir la lista nuevamente de entre 20 a 30

Se elabora una nueva lista con las preferencias del cliente quedando 20-30, a pesar que aún no se ha comprobado todavía si son candidatos a ser registrados.

Después se comprueban los nombres de esta penúltima lista en todos los idiomas, aunque esto puede ser opcional, aunque se podría considerar por el actual modelo económico globalizado. Se somete entonces a prueba los nombres entre los consumidores potenciales estableciendo una jerarquía de preferencias en escala de 5 puntos basándose en si me gusta o no le gusta . En ocasiones se profundiza más en cuestiones de adjetivos como si se percibe fuerte o débil, masculino o femenino, caro o barato, etc.

Y por último quedar entre 15 a 10

Después de poner el nombre a prueba con los consumidores, quizá la lista se reduzca de 15 a 10. En este punto del proceso se pone a investigación esos posibles nombres para su registro por medio de la búsqueda fonética. Es importante tener varias opciones por si algunos de los nombres no pueden registrarse. Ahora, cabe resaltar que este registro es a nivel nacional que incluso pude hacerlo el mismo cliente. Si se quiere obtener un registro internacional se deberá acudir con un consultor especialista en el tema.

 

Web

¿Qué tipo de nombre de marca elegir?

El error más común es buscar un nombre que describa el producto o servicio, a fin de cuentas la publicidad, el tratamiento gráfico, los envases, etc. se encargarán de ello. Por tanto adoptar un nombre descriptivo resultaría redundante e improtegible además de correr implicaciones a largo plazo si la empresa se diversifica hacia otras actividades. La única ventaja es que se comunica más rápido hacia el consumidor debido a su naturaleza.

Y del otro extremo tenemos los nombres completamente libres, que son lo opuesto a los asociativos, la desventaja que necesitan mayor inversión en comunicación para atribuirle valor y cualidades al producto o servicio además de lograr una inmediata comunicación con el consumidor.

Finalmente en medio de estos extremos tenemos los nombres más adecuados que son los asociativos, ya que eluden o se asocian a sensaciones, cualidades, sentimientos, emociones etc. que son mucho más efectivos y transmiten mensajes de manera subconsciente a los consumidores.

¿Vale la pena el esfuerzo de encontrar un buen nombre de marca?

¡Si! Definitivamente ¿Sabes cuánto valen las marcas? Con el tiempo si se trabaja en darle valor, pueden llegar a costar mucho económicamente hablando. Por ello es importante encontrar un nombre adecuado desde el comienzo y legalmente disponible que refleje la personalidad de la empresa, del producto o del servicio. Así se evitará en el futuro contratiempos con cambios de nombres o enfrentar obstáculos legales. A final de cuentas el nombre es el aspecto identificable del producto o servicio que utiliza el consumidor para elegir y comprar.

Bibliografía: Emili Olcina i Aya. (1992). How to design Trademarks and Logos. España: Quarto Publishing.

Deja un comentario