Proceso de diseño

en Educación | 0

Planeación y organización

Una vez que el cliente ha autorizado la cotización o estimación y contratado el trabajo con nosotros, pasamos a la etapa de planeación y organización.

En esta etapa se estructuran las fases del proceso de diseño y se organizan las funciones de todos los involucrados en el proyecto (diseñadores, redactores, mercadólogos, fotógrafos, ilustradores, etc.)

A continuación explicaré el proceso de diseño que invariablemente desarrollamos para la realización de cualquier pieza de comunicación visual, ya sea una tarjeta de presentación, un volante, un cartel, un sitio Web, etc.

Cabe destacar que en nuestro trabajo lo que vendemos es tiempo. Esto significa que el costo de un proceso de diseño se modificará proporcionalmente a la variación del tiempo invertido.

1. Recopilación de la información

Reunimos toda la información que el cliente nos proporciona además de la investigada por nuestra cuenta; destacando la descripción del proyecto: los antecedentes y filosofía de la empresa o institución; el objetivo; los alcances de nuestra participación; las características, fortalezas y debilidades de la empresa, marcas, productos o proyectos; el análisis del mercado y el perfil del consumidor; los canales de distribución y la forma y/o puntos de venta; el análisis de posicionamiento y de la competencia, y el uso que se le dará a nuestro trabajo.

Asimismo recolectamos muestras del producto, sus diferentes aplicaciones, logotipos, fotografías y muestras de los competidores también.

2. Auditoria y análisis de la información

Organizamos la información recabada y se analiza.

Mediante esta auditoria podremos establecer los parámetros y lineamientos más apropiados y convenientes para cada proyecto. Así determinamos el camino adecuado para lograr el objetivo que busca el cliente. Con ello generamos un argumento de diseño a seguir que constituye la plataforma de diseño.

Por lo regular esta fase la ligamos con la anterior.

3. Diseños preliminares

Durante esta fase exploramos diversas alternativas gráficas que respondan a las características y perfiles determinados en el análisis. El propósito será el definir una solución creativa, innovadora y funcional, adaptable a los sistemas de producción y congruente con la estrategia y los objetivos establecidos.

Esta fase consiste básicamente en bocetar.

4. Desarrollo del diseño de la comunicación visual

Basándonos en los diseños preliminares, desarrollamos dos o tres propuestas de diseño por medio de presentación de prototipos en baja resolución; si se trata de un logotipo se presentan primero en blanco y negro, si no es el caso, sería a todo color.

Exponemos y determinamos con claridad el formato, el tipo de letra, los colores, las ilustraciones, las fotografías o gráficas, así como otros elementos gráficos en que incurran las propuestas.

Justificamos y describimos cada una de ellas, mencionamos las ventajas y desventajas una frente a otra. También apoyamos lo anterior con el enfoque que decidimos abordar ante el problema de comunicación visual.

Por lo regular esta fase se liga con la anterior.

5. Refinamiento del diseño seleccionado

Después de la presentación de los diseños, seleccionamos un camino a seguir o un diseño ganador y sobre el mismo hacemos los ajustes sugeridos por el cliente además de otros puntos detectados por los colaboradores o diseñadores.

Asimismo contemplamos tanto los materiales como los procesos productivos subsecuentes para optimizar al máximo los costos de producción. Siempre sugerimos el uso de materiales que puedan reciclarse y reutilizarse para reducir el impacto al medio ambiente.

En esta fase se entregan de uno a dos prototipos en baja resolución a color con todos los detalles y ajustes comentados.

6. Optimización del diseño definitivo o final

En el diseño final o seleccionado optimizamos todos sus elementos incluyendo los de diseño, tales como colores, tipo de letra definidos, textos legales, código de barras, suajes, acabados, etc. y demás detalles integrantes del proyecto.

En caso necesario, durante esta fase se definen las imágenes a utilizar vía banco de fotografías y/o ilustraciones, sesión de fotos, producción audiovisual, dibujos, etc.

Especificado lo anterior entregamos un prototipo en baja resolución a todo color con todos sus elementos definitivos.

7. Adaptaciones para distintas presentaciones (si se requiere)

En esta fase llevamos acabo las adaptaciones para distintas presentaciones en sus respectivos tamaños y presentamos un prototipo en baja resolución a color por cada uno de ellos con el fin de verificar escala, posición de elementos, color, tipos de letras, textos legales, suajes, acabados, etc.

8. Fotografía, banco de imágenes y/o ilustración (si se requiere)

Si el diseño seleccionado requiere vídeo, fotografía, renta de imágenes y/o ilustración especializada, nosotros sugerimos la contratación de los proveedores que consideramos adecuados para las necesidades del proyecto y dirigimos y/o supervisamos la correcta ejecución de dichos servicios.

9. Diagramación y producción de originales electrónicos

Una vez que el cliente aprueba el diseño, hacemos los originales electrónicos de todas las aplicaciones, diagramando o llevando acabo la composición, además de ajustar todos los detalles de las fases seis y siete.

Se dejan los archivos depurados listos para integrarles fotografías, ilustraciones y demás elementos definitivos para proceder posteriormente a su salida en alta resolución y a su correcta reproducción.

En esta fase el cliente se responsabiliza del proceso de verificación donde todo se encuentre correctamente en cada uno de los elementos gráficos tanto de diseño como de contenido, tales como textos legales y revisión ortográfica.

Si se requiere hacer cambios o ajustes menores antes de proceder a la producción del material aún es tiempo de llevarlos acabo en esta fase. El costo de hacer cambios más elaborados se contemplan en los términos y condiciones de la cotización que recibe el cliente.

10. Impresión y producción (opcional)

En caso que el cliente necesite del servicio de impresión y producción en cualquiera de sus modalidades sea por sistema offset, digital, serigrafía, tampografía, sublimación, rotulación, etc. llevamos acabo dichos servicios.

Una vez autorizado el presupuesto para su elaboración, dirigimos y supervisamos la correcta ejecución de dichos servicios. Además de hacer la entrega directa a las puertas del negocio del cliente.

De esta manera garantizamos que la calidad del trabajo no tenga variaciones y sea la misma que se pactó desde el inicio del proyecto.

Conclusión

Probablemente ahora tengas un poco más claro las implicaciones de un proceso profesional y puedas darle un valor a todas y cada una de las fases que lo integran.

De esta manera te darás cuenta del valor del trabajo de diseño. Los beneficios que obtienes son:

Calidad; que no siempre implica una pieza "bonita" sino una que comunique eficazmente y llame la atención a tus clientes; pensando en función de una estrategia de comunicación a través del diseño. También obtienes buen servicio, lo que significa que tu proyecto se entregará a tiempo respondiendo a los requerimientos reales que solicitaste y ofrecerte servicios adicionales. Y con un proyecto profesional lograrás una respuesta efectiva de tu mercado objetivo con una estrategia de comunicación eficiente además de profesional.

Además pudiera parecerte costoso, pero llevar acabo un proyecto profesional tiene un ahorro, ya que si inviertes en la producción cuidando cada detalle, recuperarás tu inversión al lograr de forma exitosa una respuesta por parte de tu mercado, obteniendo un mayor ingreso económico o de participación.

Nota: El desarrollo de esta metodología la aplicamos en todos nuestros trabajos y está basada en los aportes del libro: Sergio Cuevas, Joan Peypoch y Daniel Salinas. (2001). Cómo y cuánto cobrar diseño gráfico en México. Ciudad de México: Gustavo Gilli.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.